¿A qué sabe la luna?

Los animalitos de la sabana se mueren de ganas de probar la luna y sentir su sabor. Se estiran de patas y cuellos pero, de momento, ninguno ha logrado siquiera acercarse. Una tortuga subió a la cima más alta y le dijo al elefante, súbete a mi espalda, y tocaremos la Luna. Un juego de adiciones que es un clásico de siempre, mezclado con ilustraciones y texto poético y místico, que nos habla del poder de los pequeños cambios, el punto de equilibrio, tan diminuto, que hace que todo gire, todo se transforme.

Detalle

Peso 0.7 kg
Dimensiones 22 × 2 × 32 cm
Ilustradora - Ilustrador

Escritora - Escritor

Editorial

Cantidad de páginas

36

Tipo de Tapa

Tapa dura

Dimensiones

32x22x2

ISBN

9788484645649

preloader